RON CARÚPANO

“Dios Concede el triunfo a la Constancia”

Destilería Carúpano, está ubicada en el fértil y húmedo valle carupanero de la Hacienda Altamira de Macarapana. La Hacienda Altamira pudiera ser el paradigma de la historia de los 250 años del ron de Carúpano; fundada en 1762 por el Capitán español Félix del Fierro, sus avatares muestran mucho los ciclos que marcan la historia del ron Viejo de Carúpano, desde su fundación, pasando por los pioneros hasta el presente.
Es precisamente en la Hacienda Altamira donde por vez primera se experimenta el proceso de añejamiento, cuando las aguardientes producidas y no comercializadas eran guardadas en barricas importadas de Europa que originalmente contenían vinos, y de allí el nombre de ron Viejo, cuya elaboración exigía un tratamiento más cuidadoso y delicado, más propio del arte licorista que el de la pura técnica de una buena destilación.
Es precisamente en la Hacienda Altamira donde por vez primera se experimenta el proceso de añejamiento, cuando las aguardientes producidas y no comercializadas eran guardadas en barricas importadas de Europa que originalmente contenían vinos, y de allí el nombre de ron Viejo, cuya elaboración exigía un tratamiento más cuidadoso y delicado, más propio del arte licorista que el de la pura técnica de una buena destilación.
Destilería Carúpano, como heredera y depositaria de esa profundas e importantes tradiciones, selecciona exclusivamente alcoholes de carácter superior y usa la más pura agua de sus propios y fecundos manantiales que desde hace más de dos siglos, continúan garantizándole extraordinarias aguas a esta propiedad. Las barricas de roble blanco americano incrementan su complejidad, aumentan su fragancia y delicadeza, crean astringencia, ayudan a formar color integrándose además a otros sabores originados por el uso previo de la barrica para envejecer Bourbon.
El porcentaje restante de la naturaleza de nuestros rones se debe a otros factores que también están envueltos durante el proceso de añejamiento como lo son, la condición e historia de cada barrica; el diseño de los almacenes donde las barricas reposan y cómo se colocan las mismas; la ubicación geográfica de estos almacenes; el microclima especial que se desarrolla en el valle de la Hacienda, el diseño de los almacenes donde las barricas reposan y como se colocan las mismas; la ubicación geográfica de estos almacenes; el microclima especial que se desarrolla en el valle de la Hacienda Altamira en la que el destilado de caña se madura y por cuánto tiempo este se añeja.
De todo lo anterior podemos observar la definitiva importancia de la barrica en el carácter y calidad final del ron, y así valoramos entonces la innegable verdad de que “el alcohol de caña, el agua, la madera, el tiempo y nuestros maestros roneros hacen al Ron Carúpano”.
De igual forma, la gran reputación de sus productos ha sido alcanzada por el método tradicional de elaboración de equilibrar la experiencia de 50 años de nuestro ronero menestral, con el conocimiento de la más actual técnica de análisis sensorial de la Maestra Ronera de la empresa.
Ellos son un elemento fundamental en el éxito de todo el proceso. En el transcurso de elaboración para con arte mezclar equilibradamente rones añejos con dilatado añejamiento cerrado en barricas de roble blanco americano sin reposición de mermas, con Madres de Reservas Limitadas de hasta 25 años de envejecimiento y mostos de uva importados, lo cual asegura su altísima calidad con una consistencia, sabor, aroma y estilo inconfundibles.

TOP